Síntomas de la Fibromialgia y Alteraciones más Comunes

Síntomas de la fibromialgia y alteraciones más comunes.

Se ha comprobado científicamente que existen alteraciones en neurotransmisores del dolor. La más importante se encuentra en la serotonina, que interviene en la inhibición de las sensaciones dolorosas y se encuentra muy disminuida en personas con fibromialgia. Aunque también puede haber alteraciones en la dopamina y las endorfinas, entre otros. Gracias a este descubrimiento, hoy en día ya existe un consenso para considerar real el dolor en la fibromialgia.

Los principales síntomas son:

Alteraciones en el ritmo del sueño: Entre un 56 – 72% de los enfermos los sufren. Durante el sueño no se llega a estados de sueño profundo. Esto implica que no haya un sueño reparador que conlleva que la sensación de sueño y cansancio esté presente durante todo el día.

Alteraciones psicológicas: Es frecuente, entre un 30 – 70%, que las personas que sufren de fibromialgia tengan niveles altos de ansiedad, depresión y estrés.

Disminución de la fuerza y trastornos en la relajación muscular. Aunque es importante remarcar que no existe inflamación en la musculatura.

Dolor en el aparato locomotor: Este dolor empeora con temperaturas frías, climas desfavorables, el estrés y la actividad física. Y mejora con la aplicación de calor de manera localizada, el reposo, masajes y ejercicios de estiramiento.

Rigidez del aparato locomotor: Normalmente la sufren un 76% de los pacientes y tiene una duración de 90 minutos o más.

Sensación subjetiva de inflamación en las articulaciones y de hormigueos o adormecimiento difusos o en las extremidades.

Fatiga, cansancio extremo: Entre el 80 – 90% de los pacientes sufren fatiga sobre todo por las mañanas.

Sequedad bucal: Aproximadamente un 10% de las personas con fibromialgia padecen este síntoma.

Obesidad o sobrepeso: Es común debido a la baja actividad física que pueden realizar las personas con fibromialgia (el reposo mejora la sintomatología).

Trastornos gastrointestinales: Los más frecuentes son la pirosis (acidez de estómago), la disfagia (dificultad para tragar los alimentos), la aerofagia (gases), la distensión abdominal, la diarrea o el estreñimiento y el síndrome del intestino irritable.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *