La fibromialgia, la enfermedad reumatológica de María José Campanario

 

María José Campanario ha contribuido a visibilizar una de las enfermedades reumatológicas más comunes, pero a la vez más incomprendida: la fibromialgia. Ella ha aprendido a convivir con el dolor y no duda en sonreirle a la vida

María José Campanario comenzó a experimentar los primeros síntomas de la fibromialgia hace doce años. Narra su experiencia en una entrevista exclusiva publicada en la revista ¡Hola!: “Empecé a sentirme muy, muy cansada, a tener un dolor generalizado en los músculos y en las articulaciones, empecé a dormir mal… Es un conjunto de síntomas bastante desagradable. Lo peor es la falta de sueño y ese dolor crónico que no desaparece, y sobre todo el no saber por qué”.

En lo que va de año, María José Campanario ha sido ingresada varias veces en el hospital. La última ocasión fue durante la Semana Santa. La esposa de Jesulín de Ubrique acudió de urgencia al Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón de Sevilla el miércoles 12 de abril por la noche aquejada de unos terribles dolores en las cervicales. El revuelo que suscitó este ingreso, que duró quince días, llevó a la odontóloga a desvelar los detalles de la enfermedad reumatológica que padece y de la intolerancia que manifiesta ante algunos de los analgésicos que utilizan los profesionales sanitarios para paliar el dolor cuando se desencadena una de sus crisis.

¿Qué es la fibromialgia?
La propia María José Campanario describe la fibromialgia como una enfermedad complicada, invisible e incomprendida. “Las enfermedades reumáticas son complicadas, y básicamente lo que hacen cuando tengo una crisis es paliar el dolor […] Es una enfermedad invisible, solo la percibimos los que la padecemos, y es muy complicado que la gente a tu alrededor te entienda, porque hay días en los que realmente no te puedes mover y es bastante duro. Una de las cosas para mí es que ha habido días en los que me he sentido completamente inútil”, explica.

Pero ¿en qué consiste la fibromialgia? La doctora Yesenia Tordecilla, especialista en Medicina Interna del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón de Sevilla, explica que la fibromialgia se caracteriza por dolor musculo-esquelético acompañado de otros síntomas, como fatiga muscular (cansancio), sueño no reparador y síntomas cognitivos (problemas de comprensión y memoria), entre los más frecuentes. “La fibromialgia puede cursar en brotes, con periodos de mejoría y empeoramiento. Estas crisis suelen asociarse a factores desencadenantes como estrés psicosocial, traumatismo físico y falta de sueño”, añade.

Enfermedad-campanario1VER GALERÍA
La fibromialgia, una enfermedad predominantemente de mujeres
Como tal, esta enfermedad no es considerada una patología grave. La fibromialgia es un trastorno muy común. Según el estudio EPISER de la Sociedad Española de Reumatología, afecta a un 3% de la población española y la mayoría de los afectados son mujeres (90%). Esto supone más de un millón de personas mayores de 18 años con fibromialgia. Sin embargo, la fibromialgia “sí que puede ser vivida como una afección vital severa que produce un deterioro en la calidad de vida diaria: interfiere en el desempeño habitual en el hogar, en el trabajo y en la vida social”, lamenta la experta.

La figromialgia es una enfermedad que afecta predominantemente a las mujeres y provoca un impacto negativo en su esfera psicológica, social y física. La doctora del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón de Sevilla reconoce que estas pacientes suelen tener una calidad de vida limitada, sobre todo por el dolor y el cansancio.

El diagnóstico y tratamiento de la fibromialgia

“Cada vez observamos pacientes con esta patología a edades más tempranas, pero en general y en mi experiencia, la edad a la que comienza a diagnosticarse es a partir de los 18 años”, expone la doctora Tordecilla. Para llegar a este diagnóstico, la ciencia aún no ha conseguido desarrollar una prueba clínica objetiva, por lo que los médicos de enfocan en los hallazgos subjetivos del paciente. “Se desconoce la causa de esta enfermedad, lo que hace que desafortunadamente aun no dispongamos de herramientas para su diagnóstico y, por lo tanto, para su tratamiento. Al diagnóstico se llega con la exclusión de otras enfermedades que puedan justificar el síntoma”.

Con respecto al tratamiento, la doctora señala que los profesionales sanitarios actúan buscando la mejoría de síntomas. Los tres pilares básicos del tratamiento son: dieta, reducción del estrés y bajo consumo de fármacos. Con respecto a la dieta, indica que las medidas se basan en la exclusión de alimentos liberadores de histamina (previa realización de una analítica) y su sustitución por alimentos diferentes con características proteico-calóricas similares.

Habitualmente, el tratamiento es sintomático, basado en terapia farmacológica con analgésicos, antidepresivos y ansiolíticos. “Obviamente la terapia farmacológica disponible actualmente es una ayuda, pero muchos pacientes se que

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *