El Cerebro, el Sistema Nervioso y su relación con la Fibromialgia

rage-1015611_960_720-630x315

La investigación está empezando a demostrar que la Fibromialgia (FMS) no es un síndrome reumatológico, sino neurológico. Como resultado de esto, se ha reconocido finalmente que las causas profundas de la FMS, aunque todavía son un misterio, están relacionadas con el sistema nervioso en lugar de con las articulaciones u otros tejidos.  Esto significa que el cerebro y el sistema nervioso serán fundamentales para la comprensión y el manejo de los síntomas. No sólo existen los síntomas físicos evidentes, como el dolor, sino que también hay síntomas más sutiles que afectan la capacidad de concentración y el modo de pensar con claridad. En este artículo vamos a ir a través de los diversos síntomas y su conexión con el sistema nervioso y con las sensaciones en el cerebro de los pacientes.  Fibromialgia y DOLOR  Todas las personas con Fibromialgia están familiarizadas con el dolor, pero es necesario reconocer que este dolor surge en gran parte de la disfunción del sistema nervioso. Esa es la razón de por qué los medicamentos neurológicos, tales como los antidepresivos, son eficaces para aliviar el dolor producido por la Fibromialgia. Si bien todavía hay más preguntas que respuestas sobre la fibromialgia, se cree que el dolor que produce está relacionado con los mismos neurotransmisores que causan la depresión, así que no es una sorpresa que los fármacos que tratan esos problemas sean también útiles para el tratamiento de la fibromialgia.  También se cree que al menos parte del dolor experimentado en la Fibromialgia es causado por algo llamado hiperalgesia del sistema nervioso. Esta es una condición que hace que se sienta más dolor de lo que se debería. Puede pensarse que los nervios que detectan el dolor y sus receptores del dolor son “hiperactivos” y envían más señales de dolor de lo que necesitan, lo que da lugar a experimentar el dolor de forma más severa de lo que sería natural.  Fibromialgia y DOLORES DE CABEZA  Otro tipo de dolor que a menudo sufren los enfermos de Fibromialgia son los dolores de cabeza crónicos. Estos pueden ir desde un dolor leve hasta una fuerte migraña. De hecho, el 75% de las personas que buscan tratamiento para la fibromialgia también sufren de migraña. A diferencia de la mayoría de los dolores de la Fibromialgia, las migrañas son causadas por la inflamación en las arterias del cerebro, sin embargo, se cree que los dolores de cabeza resultantes son más graves en parte debido a la mayor sensibilidad al dolor de los pacientes de Fibromialgia.  Fibromialgia y DIFICULATADES PARA DORMIR  Uno de los síntomas más difíciles con los que los enfermos de Fibromialgia tienen que lidiar es la incapacidad para dormir bien. Estas dificultades pueden ir desde la imposibilidad de conciliar el sueño hasta el hecho de despertarse demasiado temprano y no poder volver a dormirse.  Fibromialgia y FATIGA  Una queja común que tienen tanto los enfermos de Fibromialgia como las personas con Síndrome de Fatiga Crónica es que su sueño es de baja calidad. Así que no es sólo que tengan dificultades en conciliar el sueño, sino que duermen mal y no obtienen un verdadero descanso durante el sueño. Tanto la falta de sueño como la fatiga agravarán su dolor, por lo que una situación que ya es difícil de por sí, lo será aún más. Afortunadamente, si se logra un sueño mejor y más largo también mejorará el dolor, y aunque los problemas no desaparecerán por completo, si se consigue dormir bien los otros síntomas serán más fáciles de manejar.  Fibromialgia y PORBLEMAS COGNITIVOS  Niebla en el cerebro  Niebla en el cerebro o fibroniebla son términos que en realidad cubren una variedad de dificultades cognitivas que pueden acompañar a la fibromialgia. Estos síntomas incluyen desde dificultades para encontrar la palabra adecuada hasta la tendencia a mezclar palabras o utilizarlas equivocadamente. El término también podría ser utilizado para describir confusión, lapsos de memoria y problemas para concentrarse.  Hay una serie de cosas que suceden al mismo tiempo que la Fibromialgia y que son capaces de causar estos síntomas. Como resultado, los investigadores no pueden estar seguros de que la causa de la niebla del cerebro sea en realidad la FMS o si se debe más bien a la persistente falta de sueño que a menudo viene acompañada del dolor crónico.  Otras investigaciones han demostrado que los síntomas de la fibroniebla son más que probablemente una cuestión aparte. Sin embargo, algunos de estos estudios han demostrado que los enfermos de Fibromialgia tienen un flujo de sangre limitado en el cerebro, por lo que habrá partes del mismo que tengan carencias de oxígeno que contribuyan a la niebla. Otra teoría sostiene que el dolor crónico afecta el cerebro mismo. Según ella, la parte del cerebro que se utiliza para la respuesta emocional está constantemente activa. Debido a ello las neuronas se desgastan más rápido de lo que deberían, porque esta parte del cerebro no se “apaga” cuando debería.  La concentración y la distracción  La Fibromialgia puede afectar su capacidad para concentrarse en la tarea que tiene delante de usted. Puede hacerlo más susceptible a la distracción. Para corregirlo será necesario trabajar con “anteojeras” mentales, de tal manera que sea capaz de concentrarse.  Problemas de memoria  También es común que los enfermos de Fibromialgia tengan problemas con la memoria, especialmente la memoria a corto plazo. Por desgracia, esto es a menudo la más obvia y puede ser una fuente de estrés.  Matemáticas  A pesar de que las matemáticas son problema para muchas personas, las personas que padecen Fibromialgia pueden tener dificultades muy específicas con ecuaciones simples y secuencias en las que sea necesario recordar números, lo que puede dificultar mucho su día a día.  Direcciones  Al igual que las matemáticas, recordar direcciones puede ser un desafío para cualquiera, pero para los pacientes con Fibromialgia, puede ser incluso imposible de realizar.  Fibromialgia y DEPRESIÓN Y ANSIEDAD  Una vez más, al igual que otros síntomas, no está claro si son provocados por el dolor crónico o si son un resultado directo de la Fibromialgia. En cualquier caso, se produce regularmente en combinación con la fibromialgia. Por esta razón, los antidepresivos prescritos para el dolor, también pueden ser útiles para la mejora del estado de ánimo.  Paliativos de la medicina convencional para la Fibromialgia  Debido a que ahora se reconoce que la fibromialgia es una enfermedad neurológica, muchos tratamientos farmacológicos se centran en el cerebro y en el sistema nervioso. Si bien todavía se utilizan los medicamentos antinflamatorios y los opiáceos, están llegando éxitos a través de la utilización de fármacos que actúan directamente sobre el sistema nervioso.  El acetaminofeno  Un eficaz analgésico de venta libre para los enfermos de FMS es el acetaminofeno o paracetamol, que son los nombres utilizados en diferentes países para la misma sustancia.  Este fármaco no reduce la inflamación, sino que actúa directamente sobre el sistema nervioso, bloqueando las sensaciones de dolor que se dirigen al cerebro. Este aspecto neurológico del medicamento es lo que lo convierte en uno de los que mejor funcionan como analgésico para los pacientes de Fibromialgia.  Antidepresivos  La fibromialgia tiene una larga y desgraciada historia de haber sido considerada como una enfermedad psicosomática, por lo que los pacientes podrían pensar que no están siendo creídos al ser recetados con antidepresivos. Sin embargo, estos medicamentos funcionan para mejorar el equilibrio de los neurotransmisores en el cerebro, lo que sin duda puede ayudar a aliviarles el dolor.  Además, no es raro que las personas que sufren dolor crónico puedan también estar deprimidas. Esto no quiere decir que la fibromialgia esté “en su cabeza”. Es simplemente una consecuencia de la realidad de su situación.  Por último, los antidepresivos pueden ayudar con los problemas de sueño. Esto es especialmente cierto en el caso de los primeros que salieron al mercado, los llamados antidepresivos tricíclicos. Es posible que le receten algo llamado amitriptilina. Estos fármacos se prescriben y pueden ser de ayuda aunque no sean específicos para el tratamiento de la fibromialgia.  Anticonvulsivos  Estos medicamentos están diseñados específicamente para reducir los espasmos, pero también actúan para calmar el sistema nervioso. Pueden hacer que los nervios envíen menos señales de dolor al cerebro, lo que es un tema importante en la Fibromialgia. Uno de los primeros fármacos específicos para el tratamiento de la fibromialgia se llama Lyrica, que es el nombre comercial para la pregabalina.  La pregabalina se une a una parte de los nervios y se cree que esto reduce su capacidad para enviar mensajes de dolor. También disminuye los impulsos en el cerebro que causan convulsiones, y afecta a los químicos en el cerebro que envían señales de dolor en todo el sistema nervioso.  La fibromialgia es cada vez más reconocida como un trastorno neurológico más que una enfermedad reumatológica. Los síntomas del síndrome lo han dejado claro, y los tratamientos que se utilizan también reflejan esa realidad

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *