Dolor y fatiga son dos de los principales síntomas de esta enfermedad, aprende más sobre ella en nuestra ficha.

fotolia-125111-subscription-l-450x300

La fibromialgia es una enfermedad crónica que causa dolores musculares o fatiga y engloba un conjunto de síntomas frente a los que todavía no hay cura. Las personas con fibromialgia tienen una serie de puntos sensibles al dolor en su cuerpo como son el cuello, los hombros, la espalda, las caderas, los brazos y las piernas. La fibromialgia es más común en mujeres que en hombres, se da en 20 mujeres por cada hombre. Suele afectar a mujeres de mediana edad y los síntomas suelen aparecer alrededor de los 47 años. No existen estudios que demuestren por qué afecta más a las mujeres pero se cree que puede haber alguna causa de tipo hormonal. Además, suele estar vinculada a otras enfermedades: las personas con artritis reumatoide y otras enfermedades autoinmunes tienen mayores probabilidades de desarrollar fibromialgia.

Causas
No hay una causa clara pero sí se tienen en cuenta posibles factores que influyen en la aparición de la fibromialgia como las situaciones de estrés, tanto físico como emocional y que, en personas con predisposición a desarrollar la patología, provocarían los síntomas de la enfermedad. Otros aspectos como las cirugías, los traumatismos o las infecciones crónicas podrían desencadenar fibromialgia y, si hablamos de estrés emocional, podrían ser desencadenantes de la enfermedad las situaciones de acoso laboral, la pérdida del empleo, los problemas familiares o incluso los abusos sexuales. La predisposición a desarrollar la enfermedad de algunas personas vendría determinada por una base fisiopatológica que, según los últimos estudios, se debe a trastornos de las moléculas encargadas de llevar a cabo la transmisión del estímulo nervioso. Tanto a nivel de sistema nervioso central como de sistema nervioso periférico se han descrito numerosas alteraciones y es hacia ahí hacia donde apuntan los tratamientos farmacológicos actuales.

Síntomas
El dolor es el síntoma principal de la fibromialgia. Aparece en los músculos pero no en las articulaciones. Es muy común que el dolor sea más agudo y la rigidez de los músculos sea mayor en las primeras horas del día, aunque estos síntomas suelen ir remitiendo a lo largo del paso de las horas. Tanto el dolor como la rigidez pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. La fatiga suele ser otro de los síntomas habituales y más frecuentes en las personas que sufren fibromialgia. A veces se establece la fatiga emocional y otras la fatiga física. Otros síntomas frecuentes suelen ser los trastornos psicológicos como la depresión debido al padecimiento de los síntomas generales de la fibromialgia y al empeoramiento de la calidad de vida que conllevan. Los trastornos del sueño que provocan que el paciente no tenga un descanso óptimo y se despierte frecuentemente o el síndrome del intestino irritable producido por el estreñimiento, la diarrea, el dolor abdominal, lo gases o las náuseas.

Diagnóstico
El diagnóstico se realiza generalmente haciendo un cuestionario al paciente para saber el historial y los síntomas que presenta. Durante la exploración al paciente, el médico realiza una serie de puntos denominados de presión. En los pacientes de fibromialgia suelen detectarse alrededor de unos 18 puntos que al presionarlos causan dolor. Estos puntos se reparten en diferentes zonas musculares del cuerpo como el cuello, los codos, las rodillas y la pelvis. A pesar de que los resultados de las pruebas de laboratorio no sirven para diagnosticar si una persona tiene o no fibromialgia, sí sirven para descartar que el paciente tenga otras patologías como el lupus o la artrosis reumatoide, que a menudo pueden confundirse con la fibromialgia.

Tratamiento
Es habitual que a los enfermos de fibromialgia se les indique un tratamiento farmacológico a base de antidepresivos, anticonvulsionantes, hipnóticos o antipsicóticos. También se puede tratar de disminuir los síntomas con analgésicos como paracetamol o tramadol, este último más potente y con relajantes musculares. El problema radica en que los enfermos de fibromialgia son especialmente sensibles a cualquier medicación. Como a cualquier otra persona, a una persona con fibromialgia también le beneficia realizar ejercicio físico y llevar una dieta saludable. Además, será imprescindible para afrontar la enfermedad contar con apoyo psicológico

Prevención
Se puede prevenir la fibromialgia  intentando llevar una vida sana y saludable, evitando cualquier situación de estrés y practicando ejercicios o deportes que favorezcan al sistema cardiovascular. El estrés al que estamos sometidos a diario o sentimientos como la frustración, la angustia y la tensión nerviosa pueden producir que el tono muscular se expanda y se contraiga. Por otra parte, los ejercicios de estiramientos como las elongaciones o el yoga, aumentan la fuerza muscular, lo que nos favorece contra las malas posturas que solemos adoptar cada día y debemos de corregir.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *